Métodos para evitar morderte las uñas

Métodos para evitar morderte las uñas

Comerse las uñas es un hábito relacionado con situaciones de nerviosismo que afea tus uñas y las deja frágiles. Para parar de morderte las uñas, lo que vas a necesitar principalmente es fuerza de voluntad. No obstante, si ya has tomado la decisión de eliminar esta costumbre, estos consejos pueden ayudarte.

La también llamada onicofagia es un hábito que comienza en la infancia y que se extiende a la edad adulta. Generalmente, viene asociado a momentos de estrés o nerviosismo. Como consecuencia, tus uñas y tus manos toman un aspecto muy poco estético. Además, esta costumbre puede devenir en contraer algunas enfermedades, ya que las uñas son repositorio de infinidad de bacterias que, al morderlas, estarán accediendo a tu organismo.

Por ello, si ya te has cansado de morderte las uñas, estas son algunas pautas que te ayudarán a dejar atrás esta manía:

  • Identifica las situaciones que te llevan a morderte las uñas. El gesto de morderse las uñas suele estar asociado a ansiedad o nerviosismo. Quizás son los días antes de un examen o entrevista de trabajo importantes; o a lo mejor tiene que ver con momentos de aburrimiento, o con una etapa de tu vida en la que tienes que tomar una decisión difícil. Sea como sea, trata de identificar estos momentos y, siendo consciente de ellos, estate alerta ante tu reacción.
  • Utiliza sustitutivos. Cuando notes el deseo de llevarte la mano a la boca y comerte las uñas, ten algo cerca para morderlo. Puede ser un chicle, un caramelo, o algo más sano como masticar raíz de regaliz o incluso dar un trago de agua.
  • Haz que tus uñas sepan mal. Si notas un sabor desagradable, es muy probable que no quieras morderte las uñas. Existen esmaltes de uñas que consiguen que tengan un sabor repulsivo. Una alternativa más barata es frotarlas con ajo. De esta manera, te lo pensarás muy bien antes de mordértelas.
  • Ponte uñas postizas. Las uñas falsas pueden solucionar varios problemas. Por un lado, mientras las lleves, no podrás morderte las uñas. Además, les estarás dando tiempo a tus uñas de verdad para poder ir creciendo por debajo. Y, sin duda, lograrás mejorar la estética de tus manos de forma inmediata. Existen infinidad de tipos (uñas de gel, de porcelana, acrílicas…) y puedes comprarte un kit para colocarlas en casa o acudir a un profesional en manicuras.
  • Cuida tus uñas de forma especial. Para evitar que se rompan y tener la tentación de mordisquearlas, reserva unos minutos cada día para su cuidado. Puedes aplicar crema hidratante (la misma que utilizas para las manos). Además, debes saber que los alimentos con vitaminas A y B te ayudarán a fortalecerlas. Si tienes unas uñas cuidadas, puede que se te quiten las ganas de mordértelas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *